Avernal – “La Quimera de la Perfección” (2016)
thumb image

Tracklist:

1. El profeta y la carroña
2. Habitante de cadáveres
3. Mediador
4. Revelación
5. Cimática
6. Arquetipo de saturno
7. Prometeo
8. Alquimia
9. El guardián de la sombra

Con su séptimo disco “La quimera de la perfección”, Avernal,  una de las bandas más longevas del death metal argentino, continúa dando cátedra y manteniéndose en lo más alto del género. A lo largo de su carrera fueron variando su sonido desde el death metal vieja escuela hacia el Death n’ roll de la escuela de Entombed (a quienes telonearon el año pasado), un estilo poco explorado en estas tierras, y continúan explorando nuevos sonidos. Cinco años después de “Réquiem para los Rebeldes” llegó su sucesor, tras el cambio de formación que significó la incorporación de Francisco Cañardo y Sebastián Barrionuevo en reemplazo de Sergio Conforti y Mow Houdin, dedicados de lleno desde 2014 a Los Antiguos.

En esta nueva entrega ansiosamente esperada, el conjunto se muestra mejor que nunca. A nivel sonoro y compositivo los encontramos muy potentes e inspirados, sintetizando de gran manera lo mejor de su arsenal musical. Desde el inicio con la furia rabiosa de “El profeta y la carroña” se nos muestra un poco el sentido general del disco. “Habitante de cadáveres” es uno de los temas que sobresalen con algunos aires de stoner metal y una excelente sección de guitarras gemelas antes de regresar a los clásicos riffs de Fede Ramos y Seba Barrionuevo, hechos para cabecear sin cesar. “Mediador” retoma el sonido death más tradicional, a pura velocidad y vértigo. “Revelación” se vuelve a mover por los medios tiempos, con gran énfasis en los riffs. “Cimática” es el tema  más lento del disco que los lleva por lúgubres territorios propios del doom. Con “Arquetipo de Saturno” todo vuelve a ser extrema  brutalidad para volver a incursionar en momentos más psicodélicos y oscuros con “Prometeo”. “Alquimia” es un clásico instantáneo, el hit del disco, por decirlo de alguna manera, gracias a su estribillo que incita a ser gritado furiosamente a viva voz.  Cierran con “El guardián de la sombra” a pura agresión y grandes líneas vocales como “El infierno está en la tierra, los demonios somos nosotros, una mirada a nuestro interior bastará para saberlo”. Sin dudas el vozarrón de Cristian Rodríguez suena atronador como pocos.

Hoy en día la banda se encuentra más fuerte que nunca, tocando muy seguido y cuyo próximo horizonte es la quinta edición del Noiseground Festival. Por lo pronto estoy seguro que esta placa les continuará brindando mayores alegrías, y  me atrevo a posicionarlo como el mejor disco de su carrera.

Vídeos:
Review realizada por Sebastián De la Sierra




· Volver




















logos_apoyo