Causa y efecto: como marcar un precedente. Furia Metal Fest – Complejo Popos (23-04-2022)

Es difícil hablar desde la certeza cuándo es imposible estar en todo tiempo y espacio. Indudablemente lo que vemos es tan solo una parte de la realidad. Aproximarse a la verdad es trabajar adentro del territorio y ante un juico de premisas se podrá concluir que a fin de cuentas la única verdad es la realidad. Creo que es indicado tomar prestada una frase de Isabel Allende de su obra La Suma de Los Días (2007): «Memoria selectiva para recordar lo bueno, prudencia lógica para no arruinar el presente, y optimismo desafiante para encarar el futuro.”  Todo este preámbulo sirve para explicar que la vitalidad del heavy metal argentino se sostiene gracias a la autogestión y las producciones independientes. El Furia Metal Fest, a cargo del grupo oriundo de Zarate V.I.D.A, es una prueba fehaciente juntando 11 bandas de distintas generaciones, zonas y estilos; además de puestos de diferentes expresiones artísticas y clínicas de instrumentos en el Complejo Popos de la Ciudad de CampanaJorge Cybala, cantante y guitarrista de Víctimas Inocentes de Argentina – a.k.a V.I.D.A  – dijo ante este medio que “La idea del Furia Metal Fest nace de armar de un festival que a nosotros nos gustaría participar.” A partir de allí, se seleccionaron  bandas del calibre de Conexión, Cruentes, Lux Umbra, Último Recurso, Domination, Violent Execution, No Guerra, V.I.D.A, Avernal, Lethal y Plan 4.

La locación para este primer Festival no es un dato menor en absoluto. Si bien, el Complejo Popos es un espacio abierto a metros de la Ruta Provincial N°6 y del Predio de Inferiores del Club Villa Dalmine, también está cerca del ex Tiro Federal de Campana, un lugar relacionado a una de las épocas las trágicas que tuvo que atravesar el país: la última dictadura cívica clerical militar empresarial (1976-1983). El TFC funcionó como un centro clandestino de detención, principalmente como lugar de tránsito.  Desde octubre de 2012, se puede ver un monumento en el que se puede leer la consigna: Memoria, Verdad, Justicia. Ya sea por casualidad o causalidad, esas palabras se tornaron en el eje central del Festival. Si bien es de público conocimiento que el metal nacional marco un precedente en la lucha artística combativa posicionándose en contra del abuso de autoridad de la Junta Militar y en los distintos gobiernos democráticos hasta la fecha, no está mal recordarlo. Al fin y al cabo, y parafraseando a León Gieco, todo está guardado en la memoria.

Después de las clínicas clínicas de guitarra a cargo de Ale Ramón Gómez (Fisión Nuclear) y Rod Zamora (M28) y de bajo con Emmanuel Leguizamón y entre stands de ilustraciones en tablas de skate, cuadros, laminas, indumentaria y demás lienzos, la música comenzó a tomar protagonismo. Conexión siendo la banda más joven de las participantes fue la encargada de dar el puntapié inicial. Pese a ser juventud, en sus filas está el guitarrista Ezequiel “Toto” Corsi, un ya histórico luchador del metal independiente y que durante el 2019 – y con fuerte presencia durante la pandemia – tomo la iniciativa de armar Héroes del Metal junto a otras bandas del ambiente con el fin de ayudar a sectores sociales vulnerables. La cuota femenina estuvo representada por Lux Umbra a través de voces guturales, pasajes ambientales oscuros y distorsión que remite a la década del ‘90. Acto seguido, y continuando con la cuota de noventera nostálgica, Cruentos irrumpió el escenario con un estilo que se combino entre el hard core vieja escuela y la influencia de una de las bandas que marcó hito en el metal internacional: Pantera. Para revisitar al heavy metal más tradicional estuvo Domination. En sus diez años de vida, la banda paso de cantar sobre la Revolución de Octubre de 1917 en ruso en Doom In Nation (2012) a una canción como Mentes Perversas incluida como bonus en Evil Seed (2019).

Si el primer enfrentamiento contracultural fue fue el combo explosivo de las primeras cuatro bandas, la segunda parte como el estallido de una molotov. El crossover de Violent Execution irrumpió para promocionar las primeras rondas propiamente dichas. Si bien, durante el set Domination comenzaron, la luz del día y el barro de la noche anterior complicaron un poco la situación. Violent fue contundente en cantar sobre la contaminación de hollín en su ciudad, Campana, en “Pesadilla  Rutinaria” y sobre la detención, desaparición y muertes de los pibes de los barrios tanto en dictaduras como en democracias en “Desaparecidos” desplegando un pañuelo blanco con la leyenda Son 30.000. Último Recurso repaso 12 años de trayectoria y recordó a V8 con el clásico de Un paso más en la batalla (1985) “Ideando la fuga” para unirnos y dar el paso triunfal al son del metal. Por su parte, No Guerra repensar la memoria, la verdad y la justicia en máxima ponencia. Desde el inicio con “Miles de almas sin paz” en alusión a los 30.000 desaparecidos de la última dictadura hasta la lucha de los pueblos originarios con “Weychan” y “Choils”. Los locales V.I.D.A  dieron un set contundente  y  a reloj. Bajo la premisa de la memoria, Víctimas Inocentes de Argentina, nace a partir de la crisis sociopolítica y económica de 2002 en la que se vio envuelta el país. Sus canciones son el reflejo de vivir en condiciones que solo un país como esté otorga. Hoy, 20 años después, la banda de Zarate, organizaron un Festival enteramente autogestión sin tener que sentir envidia a otros para no menos de 500 personas.

La recta final del FMF estuvo a cargo de un tridente que, cada uno en su espacio, son pilares del metal. Avernal, Lethal y Plan 4. Avernal es una de las bandas más longevas del metal extremo nacional y sigue en presentación de su último disco Tzompantli (2020) en medio de de la reedición sus primeros materiales de estudio. La permanencia es parte de la memoria activa. Avernal recorre sus clásicos y a pesar de los cambios de formación – e incluso de estilos – se mantiene presente. No por menos, el título del último disco hace referencia a un altar ante la vista pública un conjunto de cráneos con el fin de honrar a los dioses que datan del SXVI.  Lethal, por su parte, es quien mantiene vivo el espíritu de la vieja camada del thrash metal. Inoxidables, Tito Garcia y Eddie Walker, rememoraron esas épocas doradas de “Maza” y “Basura” para inyectar parte de la historia en las nuevas generaciones. Finalmente, y luego de varios minutos de espera, Plan 4 se encargo de cerrar el Festival. Durante un tiempo, supo ser junto a Carajo, una de las bandas que renovó el metal. Javier “Knario” Campiano data de amplia trayectoria con Carnarium y Raíz, pero con Plan encontró su veta. Actualmente, la banda atraviesa un nuevo momento bisagra siendo este el último recital del guitarrista Pehuen Berdun. El show fue correcto, pero la demora, el frío y el compromiso opacaron, el cierre. Lamentablemente, Gonzalo Espejo (batería) partió a mejor vida hace tan solo semanas atrás y si bien el recuerdo esta en cada canción que suene en vivo, el futuro es incierto para quienes fueron promesa.

El público poco a poco se fue retirando del complejo después de un éxtasis de al menos 10 horas. Así entre asistentes músicos, prensa y todos los participantes de la feria en conjunto. Las bandas emblema de un metal pasado dijeron que a través de los tiempos, no está muerto quien pelea. El Furia Metal Fest tomo toma esas palabras y decidió, efectivamente, que este es el momento de luchar y marcó un precedente de cómo hacer un evento de arte multidisciplinario que incluya memoria, verdad y justicia en cualquiera sea el contexto: dictaduras, democracias, pueblos originarios, cupo femenino,  contaminación ambiental o expresiones artísticas. Causa y efecto de la casualidad o causalidad, o más bien del una acción en conjunto.

Cronista: Jonatan Dalinger




· Volver




















logos_apoyo