Sobrevivientes a toda makina. Michel Peyronel & Humanoides Disidentes – La Trastienda (09-06-2022)

Son las 20 horas y hace 9°c en la Ciudad de Buenos Aires. Falta un mes para el invierno y el frío parece haber llegado del futuro como los Humanoides Disidentes. La Trastienda, la ya clásica sala de conciertos porteña, recibe a rockeros y metaleros de distintas generaciones, tiempos y espacios. Allí estuvieron bandas como Massacre y los alemanes de Die Toten Hosen y Adrián Barilari, entro otros. Esta vez, es el turno, nuevamente, de la banda de Michel Peyronel.

Si bien, dicen llegar del futuro, la verdad es que gran parte del show es un guiño al pasado. Ya desde Humanoides Disidentes que remite a «Pantallas de un mundo nuevo»,  clásico de Riff, y que de hecho los versos son utilizados como una forma de introducción al concierto. De repente, luces y cuatro músicos arriba del escenario. Michel Peyronel es un sobreviviente. Así mismo se describe desde 1984 cuando lanzó A toda makina, aquel disco entre el hiatos de la primera etapa de Riff. Y este show que se divide en tres momentos de su carrera: el disco mencionado, sus clásicos con Riff y la presentación oficial del flamante Nuevo Rock (2022) con los Humanoides Disidentes, lo confirma. Desde su batería, Michel da inicio con «Nicoletta Fender Jazz» para dar paso a «Amor valiente» y luego a «Todo sigue igual en el oeste» y «Sobrevivientes».

A continuación, así como una suerte de crooner, el mítico baterista deja los palillos para pasar al frente. En su lugar, se suma Luk para completar a Art, ex Viticus (guitarra), Jax, hijo de Michel (guitarra) y Dead (bajo) con fuerte impronta punk mezcla de Sid Vicious de los Sex Pistols y Olga de Toy Dolls . La banda suena ajustadísima. Principalmente Art, que viene de un pasado con otro Riff, pero que además la destreza de tocar sin púa la guitarra eléctrica es un merito para destacar. Con Peyronel al frente vestido de camisa blanca y negra, chaleco de vestir negro, pantalón ajustado y un movimiento de pelvis, el papel de frontman le sienta bien. Desde aquí en adelante, el ex Riff se anima a tributar en francés a Edith Piaf con una nueva versión del clásico «Je ne regrette rien» con tintes rockeros para después seguir experimentando en plan jazz metal, tomando sus propias palabras, con «Portemosnos mal.» Antes de que vuelva a la batería, Michel rememora una vez más sus días con Pappo e saca a relucir «Lily Malone» y «Bienvenida a mi lado oscuro.»

A Michel no le pesan los años. Se siente a gusto arriba del escenario ya sea atrás o adelante, de todas maneras siempre está al frente. Además, el cuarteto que lo acompaña la da bocanadas de aire fresco por si acaso lo necesitara. En cuanto, a lo estrictamente musical, Humanoides Disidentes viene del futuro, pero sigue la misma lineal del rock duro y pesado de siempre. El nuevo rock de los Humanoides, es refrescar la memoria de los humanos que, según la historia, se olvidaron de como hacerlo. Por eso, con «Nada es lo mismo», «Nuevo Rock» y «Ruta 40» parejas de humanos bailan rock & roll. Por eso, cuando se vuelve a rememorar a Riff con «Mal romance» y «Macadam 3 2 1 0» y el tema de culto de 1984 «A toda makina» un sequito de lumpenes agita como si no existiese mañana y todo lo que importa a fin de cuentas es, como dice la canción que iba a cerrar la noche, que sea rock. Pero, uno más, porque siempre hay uno más cuando se trata de personajes ya míticos del rock local iba a sonar pisando las 23 horas en el barrio de San Telmo: «Susy Cadillac.» porque como grita Michel Peyronel, ‘hay temas que no podemos no hacerlos.’

Cronista: Jonatan Dalinger























logos_apoyo