Ambassador y Picaporters: un viaje de satisfacción musical

La banda de rock pesado Ambassador brindó un show descomunal el pasado viernes en el marco  de la presentación de Insatisfacción, su nuevo trabajo discográfico. El evento tuvo como invitados a Picaporters.

Bajo un día frío y patrio, The Roxy Live se adentró en un Buenos Aires de los años 70′ de la mano de los sonidos psicodélicos y bluseros.
Los encargados de iniciar el show fue el trío que se congrega como Picaporters. La banda oriunda de La Plata tiene en su haber tres discos. Elefantes lanzado en el 2013, El Horror de lo Oculto publicado en el 2016 y XXIII en el 2019.  Por supuesto el setlist estuvo compuesto por tracks de sus trabajos cómo «El roble viejo», «Zombies», «Humo ancestral», entre otros. Picaporters brindó una dosis exacta entre rock pesado y stoner que genera un clima denso y pacifico a la vez.

Después de un breve lapso, y pasadas las 21 hs Ambassador se hace presente en el escenario de The Roxy Live. La banda formada en el 2014 presentó la noche del viernes su nuevo disco Insatisfacción, el cual fue interpretado en su totalidad y con el orden  que se plasmó en la placa.
Además el setlist contó con algunos temas cómo «No existe solución», «Bajo fianza», » La Amenaza» y «Doble problema» tema que finalizó el show

La performance de Ambassador fue estupenda por el excelente sonido que tuvo. Se escuchaba nítido y sin ningún tipo de aturdimiento por más cerca que estuvieras de los parlantes que se encuentran a los costados del escenario.  Asimismo fue el acompañamiento del juego de luces que en conjunto con el humo artificial ayudaban a crear un clima lisérgico.

A su vez, no faltaron los invitados que aportaron con su instrumento para la ejecución de los temas. Así fue el caso de Andres Figueroa con el clarinete y el saxofón, también  Sebastian Gonzales en el teclado y la percusión de Gabo Fritzler, quien aportó en diferentes instrumentos. Uno de ellos los timbales que se unieron al teclado para un momento  instrumental con la banda que de forma instantánea generó la asociación con «Soul Sacrifice» de Santana en el Woodstock del 69′.

Por su parte, el público con un promedio de 30 años para arriba, se expresó de formas disímiles. Entre el pogo, agite y los bailes al son de las melodías que en ocasiones se los podía observar con los ojos cerrados dando entender como si se dejaran poseer por la música.

Tanto Picaporters como Ambassador son ese tipo de bandas y estilo que te remonta a épocas doradas de grandes bandas nacionales e internacionales, que sin ningún tipo de clasificación adicional se llamaba solo rock progresivo. Las dos bandas cada una con su impronta te envuelve en un placer sonoro que te sumerge en una especie de trance consciente. Es una celebración contar en el presente con bandas que tengan una reminiscencia del pasado.

Cronista: Lorena Palomino
PH: Ambar Violeta























logos_apoyo