ORGULLO ARGENTINO. Exocet, Mercurio, Argento y Zarkas – Uniclub (30-06-2024)

El pasado, y fresco, domingo 30 de junio se llevó a cabo un homenaje a Ricardo Iorio y su legado musical, desde V8, pasando por Hermética y llegando a Almafuerte. El evento fue organizado por Enterrado Vivo Fanzine y el Sindicato Argentino de Músicos (SAdeM); la entrada estaba a un módico precio y sino también se podía entrar entregando dos alimentos no perecederos, destinados a El Taller de Alsina donde funciona una olla popular. Las bandas que participaron fueron Zarkas, Argento, Mercurio y Exocet, cuyo cantante y letrista Diego Hernan Abrego, es parte de SAdeM y fue parte de la organización del evento. El lugar elegido fue Uniclub.

Lamentablemente no llegué a ver la presentación de los jóvenes Zarkas, banda relativamente nueva, en la vena del thrash metal y que se encuentra grabando su material debut. Ya desde el inicio de Argento, hubo mucha gente dentro del recinto. La banda cuenta con sus buenos 20 años y monedas, e hizo un repaso por sus tres trabajos de estudio, siendo el último Psicosis (2023). Como parte de su homenaje a Iorio, la banda comenzó nada mas y nada menos que con «Almafuerte», que inmediatamente levantó al público, que cantó y coreó a la par de Jonatan Gianfrancesco. Acto seguido y luego de una emotiva introducción donde contó como su padre y bajista de la banda, Carlos Gianfrancesco, vivió lo que fue la colimba, y como era de esperarse «Del Colimba» introdujo a Hermética a su repertorio. Y tal como reza la canción, sin detener su motor, Argento se despachó con una versión muy bien ejecutada (gran sonido tuvo la banda) de «Desterrando a los Oscurantista». Para finalizar su presentación, y haciendo honor a V8, «Momento de Lucha» protagonizó uno de los momentos mas altos de lo que fue Argento.

Mercurio muy posiblemente sea la banda con mejor actualidad, en cuanto a convocatoria y eventos, de las participantes, por lo que la inclusión fue muy acertada. Ni bien se abrió el telón, el riff de «Desencuentro» irrumpió y así comenzaron las primeras rondas y empujones en el público. La banda se inclinó por rememorar lo que hizo Ricardo únicamente en Almafuerte, por lo que en su set incluyeron también temas como «Por Nacer» y «De un Mañana Bajo Tierra». Previo a este último, Martin «Wachin» Barrenechea parafraseó a Fakita aludiendo que «son muchas canciones, son muchos discos, mucha compañía». Por otro lado, la banda tocó sus clásicos de siempre y repasó un poco sus discos, para finalizar su presentación con «Viejo y Oxidado», perteneciente a su EP debut Invasión Metálica (2020).

Por último, pero no por eso menos importante, Exocet salió a escena. En este caso la banda realizó todas versiones de temas de Iorio, sea en V8, Hermética o Almafuerte. Además, contó con muchos invitados que se fueron sumando a lo largo de la presentación de la banda. El comienzo contó con Manuel Fresno en la guitarra (Disidente Inmortal) y con Adrián Allievi en bajo (guitarra en Exocet) para así entonces arrancar con «Del Entorno»,  «Lucero del Alba» y «1999». Por su parte Diego Abrego, agradeció en mas de una ocasión al público, a aquellos que colaboraron con los alimentos y sobresaltó que el metal es solidaridad, es libertad. También señaló que este homenaje era algo que debía hacerse, no por revanchar a nadie, sino por la importancia que tuvo Ricardo para el heavy metal nacional en sus inicios, y que sigue teniendo hoy en día.

La noche siguió con un set semi acústico, en donde el invitado fue Juan Levicoy Perez en bajo y en donde en vez de batería, hubo un bombo leguero. Para este entonces, y con inmensa ayuda del público que no dejó de cantar, los temas elegidos fueron «Zamba de Resurrección», «Desde el Oeste» y «Moraleja». También formó parte del homenaje Lucas Bravo de Horcas y Sebastián Mendoza retomó su puesto como bajista de Exocet. La distorsión volvió a tomar el escenario, como así también el repertorio de Hermética, esta vez con inoxidables clásicos como «Memoria de Siglos», «Víctimas del Vaciamiento» y «Olvídalo y Volvera por Más». Sin dudas la recta final de la noche, fue la más álgida en tanto repertorio, clásicos y la energía que había tanto en el escenario como en el público. V8 dijo presente, y «Deseando Destruir y Matar», «Muy Cansado Estoy» y «Destrucción» culminaron una noche de clásicos en homenaje a la figura del homenajeado.

La escena del heavy metal se debía una noche así. Ricardo Iorio muy posiblemente sea la figura, el ícono, y uno de los pilares fundamentales de lo que fue, es y seguirá siendo el heavy metal argentino. Mas allá de cualquier crítica, opinión o cuestionamiento, es un hecho que su legado musical es intachable. Tres generaciones de músicos arriba del escenario, homenajeando su legado, dan muestra de eso.

Cronista: Juan Cordiviola




· Volver




















 

 

 

 

 

 

 

 

logos_apoyo